www.portalparados.es

Nº Parados 19/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100

Nº Parados 19/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100
cursosbanner

Es uno de los asuntos claves para aquellos que buscamos trabajo y lo hemos debatido con frecuencia. Las oficinas públicas de empleo están muy lejos de ser unos lugares útiles para los desempleados y para las empresas que buscan trabajadores. Y lo demuestra un dato: tan sólo el 2% de los contratos se firman gracias a ellas. Y no lo decimos nosotros ni ninguna empresa privada, interesada en acabar con este tipo de servicios. Lo dice el Instituto Nacional de Estadística (INE), dependiente del gobierno, el mismo organismo que publica trimestralmente la EPA.  

Hay que recordar que en estos momentos, las oficinas de empleo tienen una parte que depende del Ministerio. Es esa zona en la que debemos tramitar todo lo relacionado con la prestación por desempleo, los subsidios, la capitalización en un pago único del paro, etc. Digamos que la parte más burocrática.



Y luego tenemos una segunda zona que depende de las comunidades autónomas que se encarga de la gestión de las ofertas de empleo, en general los servicios de intermediación entre trabajador y empresa. Por supuesto que de las comunidades autónomas, dependen en gran medida los servicios de orientación laboral y las políticas activas de empleo. Todos estos servicios son clave para mejorar esos resultados. [Si quieres mejorar tu formación, visita nuestro canal de cursos, másteres y oposiciones]

Precisamente hace unos días, el diario El País publicaba una información en la que nos indicaban que varios directores de oficinas del Servei d,Ocupació de Catalunya denunciaban la grave saturación a la que se enfrentaban. Y ofrecían un dato relevante: oficinas, como las de Sabadell, El Vendrell y Premià tienen más de mil demandantes de empleo por cada trabajador. En total, 24 de las 69 oficinas de treball en Cataluña se encuentran en situación límite. Es un ejemplo de una comunidad pero seguro que esa situación se repite en otras comunidades autónomas.

A este asunto, hemos dedicado una parte del primer programa de Pan y Rosas que podéis escuchar aquí y que ha contado con la presencia de Carmen Gutiérrez, nueva presidenta de la Asociación de Profesionales de Andalucía dedicados a la Orientación (APAO) quien se ha mostrado partidaria de potenciar unos servicios públicos de empleo que se ocupen de atender a los colectivos más vulnerables.

Gutiérrez ha criticado la falta de profesionales de la orientación laboral en las oficinas públicas de empleo cuyo número es mucho menor que en otros países europeos. Y encima, en el caso de Andalucía Orienta, los orientadores sufren cada año un “parón biológico” hasta que se renuevan los convenios por parte de la Junta.

Si escucháis el programa, comprobaréis también que nuestros colaboradores, Gloria Alonso, Audith Zapata, Eduardo Moreno y Dioni Contreras ofrecen su posición sobre este asunto y nos ofrecen la visión tanto de los trabajadores que han acudido alguna vez a las oficinas de empleo como de sus trabajadores.

¿Qué ocurre en las oficinas de empleo de otros países europeos?

 

Para empezar, la ratio de solicitantes de empleo por trabajador que se manejan en otros países de la Unión Europea es mucho más baja que en España. Por ejemplo, en Dinamarca, Reino Unido o Austria están por debajo de 50 desempleados por funcionario; en Eslovenia o Polonia, por debajo de 100 y en Grecia, con problemas económicos mucho más graves que nosotros, tiene 285.

Frente al dos por ciento de trabajadores que logran un empleo en las oficinas públicas españolas, esa media sube por ejemplo al 86 por ciento que en el plazo de un año, lo logran a través del  Work Program público en el Reino Unido. O al 27 por ciento que lo consiguen en Francia.

El sistema británico se basa en que aquel desempleado que no ha encontrado un trabajo a través de los servicios públicos pasa a la red privada. Una vez que la persona está colocada, el incentivo para las agencias de empleo reside en mantener el mayor tiempo posible a ese trabajador en el puesto. Este tipo de colaboración entre los servicios públicos y empresas privadas es habitual en la mayor parte de países. En España, se están dando los primeros pasos aunque aún muchas comunidades tienen que desarrollar los convenios para regular la participación de esas empresas en la orientación e inserción de trabajadores.

En Francia, por ejemplo, cada orientador laboral tiene a su cargo a 20 desempleados a los que hace un seguimiento permanente en su trayectoria a la búsqueda de empleo. Eso permite elaborar un itinerario personalizado de integración laboral que es otro de los detalles que funciona en la mayor parte de países europeos. Y aquí, sólo se hace en determinados casos, como es el de los participantes en el programa Prepara.

El caso de Dinamarca ha sido uno de los más citados en los últimos tiempo. ¿Pero cómo funciona? Dado que todo trabajador, al perder su trabajo, recibe una renta como subsidio de desempleo, las políticas activas de empleo están diseñadas para que el tiempo que  los individuos están desempleados sea mínimo. De hecho, tras unos meses en el desempleo, todo trabajador está “obligado” a participar en medidas de activación – que pueden consistir en formación o asesoramiento.

Un último ejemplo. Los programas de intermediación son muy utilizados en Holanda puesto que es obligatorio ofrecer orientación y seguimiento a todos los trabajadores que pierdan su empleo – en los 12 meses siguientes a la pérdida de empleo o en los 6 meses siguientes si los desempleados son jóvenes

 


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner