spot_img

«Hay 1 millón y medio de españoles que no quieren trabajar»

Miguel Angel Revilla, economista de profesión, sorprendió anoche con su análisis de la crisis en España, al asegurar que un millón y medio de españoles no quieren trabajar. Basó esta afirmación en que en tiempos de bonanza económica, los empresarios de la hostelería en Cantabria por ejemplo tenían que viajar a la República Dominicana para encontrar camareros que atendieran las necesidades turísticas del verano. Recordó incluso que en esa época tuvieron que venir seis millones de extranjeros para cubrir puestos  que no querían los españoles y puso como ejemplo la cantidad de peruanos y ecuatorianos que trabajan en la flota pesquera de Cantabria.

Eso sí, dijo al menos que ese millón y medio de españoles que no quieren trabajar, un 7 por ciento de la población activa según sus palabras, está perjudicando la imagen del resto que han perdido su trabajo durante la crisis.

El Presidente de Cantabria nos dejó más perlas anoche. Empezó por explicar que en Alemania, cuando se plantea un ERE por ejemplo en una fábrica automovilística, los sindicatos pactan con la empresa la reducción del salario en un 50 por ciento para que los propietarios reduzcan los costes, al tiempo que el gobierno aporta otro 25 por ciento. De ese modo, todos trabajan, aunque perciban el 75 por ciento de su salario debido a la reducción de la producción.

Seguramente Revilla desconoce que el número de parados de larga duración en 2007, justo cuando empezó la crisis, ascendía a 485.100 personas, para empezar un tercio sólo de los que él dice. De este colectivo, los expertos subrayan que pertenecen a colectivos de difícil inserción, como son

Revilla dijo que este tipo de medidas son positivas porque «de esta forma no se pierde el hábito de trabajar». Y aquí viene lo bueno porque subrayó que muchos se acomodan al paro, tienen toda la tarde libre y se acostumbran a echar la partida o a jugar al bingo, con lo que les cuesta más esfuerzo volver al trabajo. ¿A qué clase de parados conocerá este señor?

En fín, dijo que en España la tasa del 18 por ciento, el doble que en Europa, se explica por esa cifra de personas acomodadas al paro, por la diferente manera de afrontar aquí los ERES y por la crisis de la construcción que nos ha hecho vivir una situación ficticia que las administraciones deberían haber advertido.

Nos queda el consuelo en sus palabras de un mensaje de optimisto ya que ha avanzado que la economía española empezará a crecer dentro de ocho o nueve meses aunque no lo haga al mismo ritmo que antes de iniciar la crisis.

De momento, el Sr. Revilla debería saber que en 2007, justo cuando empezó la crisis, había en España 485.100 parados de larga duración, es decir, un tercio de la cifra que ha facilitado él como pertenecientes al grupo que supuestamente no quiere trabajar. Por otra parte, el propio Ministerio de Trabajo facilita un listado de  colectivos que tienen escasas posibilidades de encontrar empleo, entre los que se encuentran las mujeres, los inmigrantes, los trabajadores de mayor edad, los que tienen menor nivel de estudios, los demandantes de más antigüedad y los perceptores de prestaciones, especialmente los que cobran ayudas asistenciales, subsidios para mayores de 52 años y la Renta Activa de Inserción. Y sobre estos dos últimas preguntas ¿no quieren o el mercado no les deja trabajar? ¿qué hacen las administraciones como la que preside Revilla para solucionar ésto?


Hemos creado una encuesta para que puedas opinar sobre las declaraciones del Presidente de Cantabria. ¡Participa!

Related Articles

4 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Déjenos su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí

Nuestras RRSS

73,483FansMe gusta
80,535SeguidoresSeguir

últimos artículos

You cannot copy content of this page