www.portalparados.es beta

Nº Parados 06/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800

Nº Parados 06/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800
cursosbanner
Muchas son las expectativas que se habían creado sobre la nueva ayuda para desempleados de larga duración que el gobierno está negociando con los agentes sociales. Se trata de cubrir las necesidades de aquellas personas, con o sin familia, que ya no disponen de recursos económicos y no consiguen volver al mercado laboral.

Una nueva ayuda para parados corta y con tufillo electoral

Muchas son las expectativas que se habían creado sobre la nueva ayuda para desempleados de larga duración que el gobierno está negociando con los agentes sociales. Se trata de cubrir las necesidades de aquellas personas, con o sin familia, que ya no disponen de recursos económicos y no consiguen volver al mercado laboral.  

Existen unos 750.000 hogares en España que ya no reciben ningún tipo de prestación pública y lo primero que sorprende de la propuesta del gobierno es que el objetivo es atender a unos 300.000 desempleados. Eso quiere decir que no va a llegar a todas las personas que lo necesitan, bien porque los requisitos sean restrictivos o porque algunos colectivos, como los antiguos autónomos, no van a poder optar a ella.



El único acuerdo claro que alcanzaron ayer todas las partes es que esa nueva ayuda se podrá percibir durante seis meses. Habrá quien piense aquello de “menos da una piedra”. Pero claro yo me pregunto: ¿cuál es el objetivo de este plan? ¿Tan sólo un parche? En mi opinión, debería servir para ofrecer oxígeno a cualquier persona en paro que quiera mejorar sus condiciones de obtener un empleo. Muchos de ellos pertenecen a sectores que no volverán a florecer como lo hicieron antes de la crisis y necesitan obtener formación en otras actividades profesionales con la tranquilidad de tener un plato de comida para él y los suyos cada día.

Desde ese punto de vista, y si ese fuese el objetivo, seis meses se quedan francamente cortos. Una persona puede tardar uno o dos años en adquirir nuevas competencias profesionales que le permitan cambiar su rumbo. Por mucho que se les haga un seguimiento personalizado, será difícil lograr su inserción sin ese proceso formativo previo.

El tercer aspecto que se queda claramente corto es la cuantía. Todavía no hay un acuerdo sobre este punto entre todas las partes. Hemos conocido la propuesta del gobierno que oscila entre los 399 euros mensuales para desempleados sin cargas familiares y 450 para aquellos que tengan más de tres personas a su cargo. ¿Realmente una familia puede subsistir con esas cantidades? Yo, personalmente, les pediría a los negociadores que probaran a vivir sólo un mes de esa forma y quizás, cambiasen de opinión.

Es mucho más sangrante si tenemos en cuenta los miles de millones que se han destinado a salvar a las antiguas cajas de ahorro mientras sus dirigentes despilfarraban los dineros públicos, usaban sus tarjetas black y falseaban las cuentas para que muchos ciudadanos mordiesen el anzuelo para invertir sus ahorros de toda la vida en sus productos.

Alguien dirá que estas últimas afirmaciones son demagógicas porque últimamente, denunciar este tipo de situaciones pone nerviosos a muchos que no les queda más salida que descalificar a los que lo hacen con adjetivos como “populista”. Suelen ser los mismos que prometieron bajar impuestos y los subieron, o que aprobaron una reforma constitucional de la que ahora se desdicen.

Está claro que esta ayuda tiene un propósito claramente electoral, lo cual no debería ser negativo si lográramos una medida que ayudara a mucha gente. Pero las cosas no están para parches. Hay que tener un plan. Y no parece que nadie lo tenga.

Y me llama la atención el papel de los sindicatos que parecen más preocupados por demostrar su voluntad de diálogo sin escuchar lo que reclama la calle. Es curioso que ellos estén dispuestos a dar el visto bueno a esta ayuda insuficiente y de paso, ponerle en bandeja una baza electoral a un gobierno que ha pasado de los dirigentes sindicales en los tres años precedentes. Una vez más, los dirigentes de UGT y CC OO demuestran la necesidad de sus organizaciones de abrir las ventanas para que entre un soplo de aire nuevo.

Veremos en qué queda todo pero de momento, la nueva ayuda se puede quedar en un intento de captar unos miles de votos en las próximas citas electorales.

Javier Peña
Director Portalparados.es


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner