www.portalparados.es beta

Nº Parados 03/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800

Nº Parados 03/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800
cursosbanner
En esta primera columna de Los Lunes al Sol en este 2016, la periodista María Díaz analiza alguna de las incertidumbres que nos quedan por delante en los próximos meses, sobre todo en el ámbito político del que dependen muchas medidas que necesitamos y estamos esperando.

Predicciones previsibles

En esta primera columna de Los Lunes al Sol en este 2016, la periodista María Díaz analiza alguna de las incertidumbres que nos quedan por delante en los próximos meses, sobre todo en el ámbito político del que dependen muchas medidas que necesitamos y estamos esperando.  

Ahora que todo el mundo sabe cómo fue el 2015, o cree saberlo, porque vaya cómo salió de raro, ahora los más listos se lanzan a predecir un 2016 que llega cargado de misterios que alcanzarán soluciones sorprendentes. Las que sean. Porque como nadie espera nada y a la vez lo espera todo, ocurra lo que ocurra será llamativo. Para empezar, y casi como regalo de reyes a Artur Mas le han traído un “no” de la CUP que ha debido ponerle los pelos de punta. Y si no se los ha puesto a él, se los habrá puesto a los votantes catalanes que se ven abocados a ir a las urnas, otra vez, aburridos o beligerantes, posiblemente dispuestos a apostar por un voto útil menos romántico que en la última convocatoria.

En el país no estamos mejor. Ningún partido se ha quedado con el mensaje de la ciudadanía y todos creen que tienen la razón. Les han dado a todos, que no han conseguido lo que se proponían. Pero ellos se van a encargar de amargarnos al resto. Suceda lo que suceda estaremos ante un gobierno endeble que nacerá de una mayoría débil o de pactos quizá anti-natura. Yo quisiera pensar que el congreso va a ser el lugar en que cada partido defienda al ciudadano aprobando las normas o leyes que convengan y amigándose ocasionalmente en según que circunstancias. Pero el problema es que todos los líderes, o casi todos, transitan sobre la cuerda floja. Rajoy se puede encontrar como Mas ante un dilema que le haga retirarse de una posible presidencia con tal de que su partido se haga con el gobierno; Sánchez está siendo puesto en cuestión por el núcleo duro del suyo, que parece mirar a Susana Díaz como jefa más potente; a Garzón le han dado de lado hasta para intervenir en los debates; Rosa Díez asegura que deja la política cuando debería decir que la política le ha dejado a ella; Iglesias presume de resultados pero sólo moverá ficha si le dejan y Rivera soñó mientras pudo pero le salen acompañantes de viaje que abren la boca y se la lían. Vaya panorama.

Mientras nadie toma decisiones pero marea la perdiz para ver si los hados le son favorables, todos esperarán ahora a las nuevas elecciones catalanas. Han sido un buen ejemplo de lo poco convencidos que estamos los de a pie de lo que vemos por ahí arriba, en las cúpulas políticas quiero decir. Así que todos siguen de campaña y nosotros sufriéndolos. Les voy a pedir a los reyes magos una nueva generación de líderes, gente carismática con sentido del honor que no se crean con la razón siempre, humildes, sensatos, generosos con sus votantes y con los que no lo son. No me lo van a traer, que ya he perdido la ilusión pero lo que no quiero es tirar la toalla. Que a veces creo que con eso cuentan estos, con que nos aburramos de ellos y nos convirtamos en clase pasiva que traga con lo que le echen. Lo que aún no saben los partidos de siempre, o no quieren saber, es que los nuevos adalides aparecieron porque ellos han quemado nuestras esperanzas. Y para cubrir los huecos siempre hay alguien. Que no le echen la culpa a nadie de tener que repartir la tarta de potra manera: ellos generaron la situación y las soluciones aparecieron solas.

En el camino, desde las anteriores elecciones catalanas hasta ahora, Ada Colau se ha erigido en una política de raza, en una alcaldesa eficaz y en una lideresa peligrosa para las metas nacionalistas. En pocos meses, el mapa ha cambiado tanto que cada nuevo reto va a ser una caja de sorpresas. Y yo no soy vidente…si no evidente. El tiempo perdido por unos ha sido muy bien utilizado por otros. ¡Uf! Vaya meses nos esperan. Si nos siguen invitando a pensar, se van a llevar muchos sustos por ahí. Al tiempo.



María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner