www.portalparados.es beta

Nº Parados 07/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800

Nº Parados 07/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800
cursosbanner
En su habitual columna de Los Lunes al Sol, la periodista María Díaz nos habla de la figura de un escritor que fue antes albañil. Ella misma lo presentará y le servirá para analizar el peliagudo asunto de la vocación en determinadas profesiones. Como siempre, quedamos a la espera de vuestras aportaciones.

La vocación y el futuro

En su habitual columna de Los Lunes al Sol, la periodista María Díaz nos habla de la figura de un escritor que fue antes albañil. Ella misma lo presentará y le servirá para analizar el peliagudo asunto de la vocación en determinadas profesiones. Como siempre, quedamos a la espera de vuestras aportaciones.  

Erri de Luca tiene cara de bueno y las manos rudas. Fue obrero antes que escritor y, de hecho, le costó abandonar el andamio. No se creía que pudiera vivir de la escritura. Y eso que no le pedía mucho a su salario. Pero el tiempo compensó sus desvelos literarios y le cedió un sitio en sus estanterías. Ahora utiliza las manos para escalar, por eso siguen siendo unas manos recias y duras, y su cabeza para pensar y dar forma, a través de sus libros, a sus pensamientos. Arrastra en su pasado una guerra mundial de la que su familia no quiso hablar una vez terminada y un beligerante activismo político. Inteligente y dúctil, aprendió hebreo en plan autodidacta y se dedicó a traducir la biblia. Un personaje.

Ahora se enfrenta a un juicio por promover la violencia contra la construcción de las líneas del tren de alta velocidad que unirán Turín con Lyon porque considera que el estado ha traicionado las normas con esta cesión. Los que saben de esto aseguran que , pase lo que pase en el juicio, de Luca ya ha ganado poniendo en controversia el asunto.



 

¿Por qué le cito? ¿A costa de qué le traigo a colación? Por el hecho de que es el autor de una frase a la que muchas veces he dado vueltas: “ningún obrero trabaja por vocación”. De Luca es más listo que yo y sabe de que habla. Pero tengo la sensación de que en su afirmación hay cierto desprecio a un trabajo ahora casi desaparecido y estrictamente necesario. Entiendo que un trabajo intelectual, el de escribir, y el de escribir al nivel que escribe el napolitano, es algo exquisito y raro de encontrar. Pero que no me den a mi un montón de ladrillos que puedo dar miedo. Hay excelencia también en los trabajos manuales por muy pocos estudios que avalen ese oficio. Para todo hay que valer.

 

Como De Luca es un provocador que ha transitado desde la extrema izquierda hasta la biblia en zig zag, un tipo que alza la voz por otros porque los otros no tienen voz, dudo de la segunda intención de su frase más de una vez. Quizá sea una defensa del obrero lo que el autor quiere hacer. Quizá esté diciéndome que el trabajo no es grato y, además, está mal pagado; que todos valemos para otras cosas pero que una paleta y una carretilla fueron socorridas en su momento y evitaron mucho hambre. Todo el hambre que provocan ahora.

 

La vida me ha enseñado a no despreciar oficio alguno, porque cuando uno se asoma al borde, y yo he estado ahí, todo vale con tal de no verte arrastrado al precipicio. Hasta una barra americana, tan digna como cualquier otra barra si no hay mafias detrás explotando los cuerpos de mujeres tratadas como esclavas. A mí me gustaría saber escribir como Erri de Luca, y hablar como él y poder dar voces a causas perdidas aunque no sé si entiendo muy bien su guerra abierta contra la modernidad de las líneas de alta velocidad. De eso, como no sé, no hablo. Pero tan difícil como manejar las palabras a su altura me resulta resolver en un andamio. Así que lo que no sé hacer, para mí, tiene un valor incalculable.

 

El problema reside, posiblemente, en que a estas alturas de mi vida desconozco si sé hacer algo. Así que voy tocando palos mientras busco. Pero admiro a quienes defienden su trabajo por encima de todo. Sea el que sea, si están en él libremente. Y quiero pensar que la construcción no ha sido un nido de esclavos ni de analfabetos aunque la sabiduría popular les haya colocado en medio de chistes de dudoso gusto.

María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner