www.portalparados.es beta

Nº Parados 06/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800

Nº Parados 06/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800
cursosbanner
Ya se ha confirmado que Hillary Clinton aspira a convertirse en la primera mujer que presida los Estados Unidos. De confirmarse, sería un hito que normalizaría en la primera potencia mundial la situación de la mitad de su población, la femenina. Por eso, esta semana la periodista, María Díaz dedica su columna de Los Lunes al Sol a este asunto.

Hillary Clinton, el poder de la paciencia

Ya se ha confirmado que Hillary Clinton aspira a convertirse en la primera mujer que presida los Estados Unidos. De confirmarse, sería un hito que normalizaría en la primera potencia mundial la situación de la mitad de su población, la femenina. Por eso, esta semana la periodista, María Díaz dedica su columna de Los Lunes al Sol a este asunto.  

Si las cosas se dan bien, los estadounidenses van a volver a romper moldes con la elección de su futuro presidente. Si hace casi 8 años auparon a un negro, cuando en pleno siglo XXI aún siguen sosteniendo cierto espíritu racista, ahí están los constantes disturbios de los últimos meses, quizá pronto elijan a una mujer para ocupar el cargo que dejará libre Obama. Sería estupendo que la normalidad transitara por los pasillos de la Casa Blanca, ese edificio que “huele” tanto a testosterona que se va quedando rancio.



 

En la televisión norteamericana, hace años que establecieron unas pautas no escritas a la hora de dibujar los perfiles de los personajes de sus series: si contaban con más de 4 protagonistas, al menos uno tenía que ser mujer o de color…negro. No se puede escapar a la realidad, creer que el varón heterosexual blanco es la mayoría, prescindir de los “tipos” que conforman la sociedad. En EE.UU. los negros, los latinos, las mujeres hace mucho que consiguieron, con mucho esfuerzo, formar parte de la sociedad, ser escuchados, con limitaciones, pero escuchados. Lo ideal sería que nadie tuviera que defender, ni de manera soterrada ni en voz alta el papel de las distintas razas, sexos y tendencias sexuales porque todos admitiéramos que la vida es así. Pero aún ahora, casi alcanzando la mitad del 2015, la discusión está servida. Está “la mujer cuota”, el gitano sin opciones, el negro al que miramos distinto, el techo de cristal, la imposibilidad de compaginar progreso profesional con vida familiar, el lenguaje que nos hace hablar de “panchitos” y la cara de susto cuando se nos acerca un rumano. Creemos que somos iguales, defendemos nuestro sitio…pero se lo negamos a los demás. Hemos emigrado y reivindicado en otros países que no éramos ciudadanos de segunda, pero sospechamos del que viene a esta tierra a buscarse el pan.

 

La sospecha no es buena, nos convierte en seres culpables. En este país, el futuro político parece asomarse al universo femenino. Esperanza Aguirre, Susana Díaz,… empiezan a perfilarse como las grandes lideresas del sistema. Las miramos aún con recelo; hay quien cree que las mujeres no pueden asumir ciertos cargos…pero están ahí. Soraya Sáenz de Santamaría tiene más temple y más capacidad política que su jefe…pero todo el mundo la ve bien como segunda, no como primera. De Ana Mato, ciertamente una mala ministra, se dijeron calificativos más propios del machismo que del desprecio político. Cierto es que una mujer que asegura que no ha visto el jaguar de su marido en el garaje no es de las que trabaja porque se le tenga un respeto. Pero se le atacó más como hembra que como ministra y eso no dice mucho de quienes la definen.

 

Hillary es lista, muy lista. Se ha ganado, como primera dama en un principio y como Secretaria de Estado después, el respeto que pudo perder como cornuda y como perdedora de elecciones internas. Sabe flotar, salir, decir la palabra justa. Lleva años de bagaje ganándose su sitio. No ha tenido prisa, ha sabido esperar estando siempre detrás o al lado. Se ha creado una imagen de mujer dura y tierna a la vez, rápida, eficaz. Sería estupendo que una mujer así pudiera demostrar su talento no sólo ante una sociedad algo retrógrada si no ante un mundo que necesita líderes cargados de razones. Y Hillay las tiene. Ganadas a pulso.

María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner