www.portalparados.es beta

Nº Parados 09/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800

Nº Parados 09/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800
cursosbanner
La periodista María Díaz reflexiona en su columna de Los Lunes al Sol sobre el asunto informativo que nos ocupa durante la última semana. El referendum griego y sus consecuencias en España junto a la actitud del resto de Europa con respecto a este país. Una noticia sobre la que hay puntos de vista completamente diferentes.

Errores de bulto

La periodista María Díaz reflexiona en su columna de Los Lunes al Sol sobre el asunto informativo que nos ocupa durante la última semana. El referendum griego y sus consecuencias en España junto a la actitud del resto de Europa con respecto a este país. Una noticia sobre la que hay puntos de vista completamente diferentes.  

En mi opinión, la decisión que han tomado los griegos ayer es la mejor que podían tomar: la de echar un órdago. Al fin y al cabo, no tienen nada que perder. No es que estén en el K.O técnico – que lo están-, es que están en el “caos técnico”. Y cuando uno está así y encima intentan chantajearle, que es lo que han hecho, lo mejor que puede hacer es rebelarse. A ver qué resuelven ahora todos esos políticos europeos que tanto han presumido en voz alta de que cierta decisión conllevaba el “despido”. Han sido todos, o casi todos (aquí hay que alabar la discreción de Merkel y Hollande, como siempre, los más listos) unos “bocas”, unos “sobraos”, unos “farrucos”. Han jugado a David y Goliath y han perdido. Los griegos, no. Los griegos ni han ganado ni han perdido porque ya no les queda nada más que el orgullo. Pero a los grandes, un país chiquitito, al que llevan tiempo despreciando, les acaba de dar un golpe que les ha herido en lo más hondo. Aún les quedan muchos dolores de cabeza. Pero a lo mejor eso les hace más humanos. Los griegos no dicen que no vayan a pagar, sólo insisten en que sea en sus tiempos, sin que se les ahogue. El escenario es duro pero no van a tolerar que les quiten el aire. Y las culpas vienen de lejos…y las soluciones son lejanas.



 

Un error de bulto por parte de los poderosos ese de creer que tienen la sartén por el mango. Les acaban de poner contra las cuerdas a pesar de haber recurrido en el tiempo previo al referendum al insulto (serían idiotas si votaran el sí) y el chantaje (mirad que os vais a la cama sin cenar). En “toa” la boca.

 

Otro error de bulto es no recibir a Mitzy Capriles, casada con el opositor venezolano Antonio Ledezma. Porque si uno va de demócrata, escucha a todo el mundo, especialmente a los que defienden la libertad, como es el caso de esta mujer, que se ha visto obligada a saltar a la palestra porque su marido sobra en un régimen que se alzó en democracia para caer en lo que habían caído los que le precedieron y le permitieron hacerse con el poder: el abuso. Y si alguien quiere hablar contigo de defender la democracia, lo menos que puedes hacer es buscarle un hueco en tu agenda. Que seguro que lo tienes. Nos vamos dibujando.

 

Más errores de bulto de esta semana, y eso que ya están todos en campaña de cara a noviembre: la patética ley mordaza. Un signo de que no vamos bien, obligarnos a caminar sobre la delgada línea de la libertad de expresión bajo amenaza de castigo. Una ley así sólo puede salir del miedo, y el miedo no es buen consejero. Y el miedo no puede ser para los gobernantes. Hemos perdido de un plumazo gran parte de los derechos por los que hemos batallado muchos años. Vamos para atrás, como los cangrejos, a pasos agigantados. Una pena.

 

Y más pena me produce aún que un partido vote en contra cuando una asamblea propone investigar un dolorido accidente que nunca se ha resuelto en condiciones. Son 43 muertos en Valencia y 43 familias pidiendo justicia. ¿Cómo puede negarse alguien a eso? A curar la pena en lo posible, a que se sepa la verdad, a que se haga justicia. ¿Qué tienen que ocultar? Yo perdí a mi madre en un accidente y juzgar el caso fue complicado. Duro. Durísimo. Pero que la justicia actuara, tras un golpe de mano que impuso cordura, me dio cierta paz. No me devolvió a mi madre. Pero tranquilizó mi alma. Y eso es muy importante para tirar hacia adelante. Por eso no entiendo esa oposición a la verdad. Más, sabiendo que el asunto llega cargado de porquería y bajo sospecha. Aquí tenían que haber sido más listos, conociendo de antemano que no tenían nada que hacer: votas a favor y te toreas el asunto. Eso, al menos, les hubiera dotado de cierta dignidad. La que han perdido, no sólo ante 43 familias que siempre se han sentido abandonados por los políticos, si no ante una sociedad entera que pide de sus representantes altura de miras. ¡Y que tu alegría sea que vas a resolver la muerte de un ser querido! ¡Cómo ha debido de ser esa tristeza!

 

María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner