www.portalparados.es beta

Nº Parados 04/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800

Nº Parados 04/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800
cursosbanner
En esta columna de Los Lunes al Sol, la periodista María Díaz nos habla de cómo hemos evolucionado en unas pocas décadas. Tanto que nuestros jóvenes poco se imaginan cómo era la vida de sus mayores hace tan sólo treinta años. Y nos avanza los cambios que nos quedan por delante, especialmente en el terreno político.

Eran otros tiempos

En esta columna de Los Lunes al Sol, la periodista María Díaz nos habla de cómo hemos evolucionado en unas pocas décadas. Tanto que nuestros jóvenes poco se imaginan cómo era la vida de sus mayores hace tan sólo treinta años. Y nos avanza los cambios que nos quedan por delante, especialmente en el terreno político.  

Cada vez que narro a mis sobrinos alguna historia de esas en las que necesitas todo tu ingenio para salir del paso, ellos siempre recurren al consabido “¿por qué no le llamaste al móvil?”. Por ejemplo, años 80, el motor del coche en plena carretera nacional empieza a echar humo y nos vemos obligados a parar en el arcén y a esperar que un alma caritativa se apiade de los 3 jóvenes con pintas de serlo para echarnos una mano y poder acercarnos a algún sitio que nos permita acceder a un teléfono y pedir una grúa. Y ahí cae la pregunta. Así que tienes que explicarles que en aquella época no existía el móvil, que el hecho de que ellos se hayan criado a su sombra no quiere decir que haya existido toda la vida…de una.



 

Cuando vieron por primera vez un reloj que me regalaron con una carta de ajuste y les expliqué de qué iba la vaina no daban crédito. Los tiempos corren y ellos viven su presente como si fuera el de todos. Miran a la historia de otra manera y residen alojados en el desencanto porque parece que ya nada puede sorprenderles. A mí me parecía maravilloso el fax, por ejemplo. Eso de meter un papel con un dibujo o un texto en una parte del mundo y que cualquiera lo recibiera al momento en otro continente me resultaba de  “lo más grande”. Pero para los jóvenes de hoy todo es posible, así que la capacidad de sorpresa no llega por lo que podemos avanzar si no por lo que tuvimos no hace tanto y que a ellos se les hace pre-histórico. ¡La bomba!

 

Con la política están desencantados porque no vivieron el proceso de la democracia. No es que no le den un valor…es que no se fían y como no saben de dónde venimos, no ubican el peso específico del voto. El pasotismo, ese tan propio de los años 80, adjunto a la añorada “movida”, retorna a sus intelectos y lo de acercarse a una urna no tiene ningún gancho para ellos. Menos mal que las cosas han empezado a moverse y los ejes que “cortaban”  el universo político empiezan a moverse o a girar o a lo que sea.

 

Si antes el bipartidismo unía al PP con el PSOE y viceversa, ahora pasa por Ciudadanos y Podemos.  Para mí, es un  respiro. No es que unos me parezcan mejor que los otros, que aún no lo sé, porque poco han podido dibujarse y las teorías se sostienen muy fácilmente. Es que con una izquierda fuera de juego y los dos partidos que compartían la alternancia política más podridos que nunca y tirando balones fuera no veía un futuro prometedor. Así que la gente joven, ni les cuento. Porque no hay nada, o casi nada que me saque más de mis casillas, que escuchar al político de turno atacando al que considera su contrario como argumento de su programa. Eso no es lo que yo quiero conocer a la hora de ejercer mi decisión de voto. A mí lo que me interesa es saber qué creen que pueden hacer para mejorar la vida de los ciudadanos no lo equivocadas que consideran las propuestas del adversario. También me pone de muy mala leche ver que el programa, cuando lo tienen, es un papel de usar y tirar. Usar en la campaña y tirar según alcanzan el poder.

 

Y yo me pregunto, al hilo de la demanda de mis sobrinos con el teléfono móvil, ¿y por qué no les echamos si no cumplen su palabra? Porque todavía no se ha inventado la fórmula…como no se había inventado el móvil cuando yo me quedaba tirada con mis amigos en esas carreteras patrias. Todo llegará. Y entonces no nos acordaremos de cómo son las cosas ahora. Pero, mientras tanto, a joderse. Con perdón.

 

María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner