www.portalparados.es beta

Nº Parados 09/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800

Nº Parados 09/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800
cursosbanner
En su habitual columna de Los Lunes al Sol, la periodista María Díaz habla en esta ocasón de esos casos de espionaje que han desbancado a algún político de la carrera electoral en las últimas semanas. Esa es la base, como siempre aunque la reflexión va mucho más allá.

En la sombra

En su habitual columna de Los Lunes al Sol, la periodista María Díaz habla en esta ocasón de esos casos de espionaje que han desbancado a algún político de la carrera electoral en las últimas semanas. Esa es la base, como siempre aunque la reflexión va mucho más allá.  

A Mata-Harin la mataron por espía y no estaba claro que lo fuera. Quiero decir, que investigado el personaje, que siempre me ha fascinado, parece que murió más víctima de su capacidad de fabulación que de su interés por ir contando los secretos de los unos a los otros. Hecho que me la hace más sugerente si cabe. Porque mantuvo el “papel” hasta el final. Para ella, un juego. Pero un juego mortal que la convirtió en leyenda e insistió en la figura del espía como modelo a admirar.



Ahora los espías trabajan bajo el sello de “detective privado” y no van con cuitas políticas de aquí para allá. ¿O sí? Porque en estos dos último siglos hemos hablado de ellos como recurridos salvadores de juicios de divorcio, esos tipos que te sacan todos los trapos sucios a favor de tu cónyuge. Pero hace unos meses, aquí en Madrid, en España (“un país”, que dirían los Sexpeare) alguien tira de la manta y expone ante nuestra mirada y nuestro morbo un caso sangrante de espionaje.

 

¿Quién dijo que la vida de los políticos es aburrida? Quizá lo fue. La cosa es que, a mi entender, que a uno le espíen le da “caché”. También te lo da que te imiten. Es como si ya no pudieras subir más alto. A mí me haría ilusión que me imitaran y que me espiaran. Me parecería el “súmmum”. Pero se iban a aburrir, o a cansar, a la primera de cambio. Si eres político de alto standing parece ser que el asunto es más fastidiado. Y si se supone que te vigilan los de cerca con la ayuda de los que están más cerca todavía…¡apaga y vámonos!.

 

Imagino la sorpresa y decepción de Ignacio González cuando supo que era objeto de deseo no ya de sus enemigos…sino por sus amigos. Y lo que tiene que molestar. Más que nada porque lo que uno no quiere contar no tendría que estar expuesto. Y más, si le deja a uno malparado.

 

Los que saben del asunto entienden que alguien ha querido ponerle una trampa al actual presidente de la Comunidad de Madrid. Quizá para llegar a dónde estamos: no va de candidato a las próximas elecciones. ¿A quién le molestaba? ¿Quién pensó que era un obstáculo en su carrera hacia no se sabe dónde? ¿No hay otra manera de hacer las cosas? ¿Es mejor así y que los ciudadanos nos enteremos o el “limbo” roza más con lo acertado? Comidilla hemos tenido para un rato. Lo malo es que insiste en la podredumbre de nuestro sistema político y que, de paso, no hace a todos excesivamente vulnerables.

¿Y si es que estamos perdiendo las viejas costumbres? Esa de saber todo de todos. Especialmente de los que están cerca. Vecinos, familia, teóricos amigos…A ver si va a ser que la convivencia te obliga a estar al cabo de la calle, tirar de chismorreo, no perder pista. Por lo que sé de algunos programas de televisión y de algún papel couché, conocer de pé a pá la vida de los famosos está a la orden del día. ¿Deben ser nuestros políticos, esos señores que nos representan aunque no siempre les hayamos votado, susceptibles del mismo control? ¿O es que nos hemos equivocado y deberíamos dejar la vida de los demás al margen y ocuparnos más de la nuestra? ¡Uy! Mal tema, que la mía está como mi casa: si entran a robar, me la ordenan.

 

María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

 



Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner