www.portalparados.es beta

Nº Parados 03/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800

Nº Parados 03/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800
cursosbanner
En su colaboración semanal con nuestra web, la periodista María Díaz analiza las declaraciones improcedentes de un conocido comunicador sobre el problema de la violencia machista. En "Los Lunes al Sol", nuestra colaboradora siempre es clara en sus posturas y esta semana aún más.

El cromañón emocional existe

En su colaboración semanal con nuestra web, la periodista María Díaz analiza las declaraciones improcedentes de un conocido comunicador sobre el problema de la violencia machista. En "Los Lunes al Sol", nuestra colaboradora siempre es clara en sus posturas y esta semana aún más.  

No me gusta dedicarle 5 minutos de mi tiempo, ni 3, a personajillos que buscan precisamente eso: estar en el centro del huracán, porque lo que generan ciertas opiniones no pueden ser calificados de noticias. Pero muchas amigos, varones, modernos, inteligentes y en el mundo me han sacado el tema y voy a renunciar a mi norma y escribir sobre algo que no quería.



 

 

El otro día me dijo alguien que lo que sobra, molesta. Pues eso es lo que me ha provocado leer a un supuesto “intelectual” (lejos de esto me parece que se haya) afirmaciones del tipo “la violencia machista es un negocio”. ¿Para quién? Para las “mujeres de izquierda” sigue asegurando el personaje. ¿Por qué? “Porque hacen política con un tipo de violencia que pertenece al ámbito privado”. ¿Privado? ¿Qué hay que hacer entonces cuando eres testigo o consciente de que un ser humano- mujer, niño, hombre- es maltratado en el hogar? ¿Callarte? ¿Taparte los ojos y la boca? ¿Cambiar de casa para evitar esa pared molesta que te dice a diario que al otro lado la violencia es la norma y alguien más fuerte y alguien más débil que vive en el infierno? ¿Esa es la sociedad que queremos? [Ver Másteres Universitarios gratis]

 

Si yo fuera una de esas mujeres, o de esos críos, esperaría de los que me rodean una mano tendida y un buen regazo. Comprensión y ayuda. Ya es desgracia que esa lacra nos sacuda día tras día como para decir el voz alta que la, para mí, mal llamada “violencia de género”, es un invento, una falacia, un turbio negocio al que algunos le sacan partido. Así no se arregla nada.

 

Hace años, en un documental de televisión, visitaban un juzgado de guardia. Sentada en un banco una mujer confesaba que había ido a sacar a su marido del calabozo. ¿Y por que estaba su esposo ahí dentro? “Porque una vecinas se han metido donde las llamaban y han llamado a la policía porque me estaba pegando una paliza”. Textual. Hablamos de una mujer entrada en la sesentena que, posiblemente, no ha sabido que el matrimonio es otra cosa.. Así que tenía más que echar en cara a quienes le defendían que a quién creía tener el derecho de humillarla y de dañarla. Ya había tirado la toalla y, en aquellos tiempos, la sociedad no estaba preparada para cobijarla. Con este artículo, no quiero citar a quien firma, que será lo que él quiera, volvemos al cromañón emocional. Y eso, parece ser, es un negocio político.

 

La cosa no para ahí. El polemista compara este tipo de violencia con los accidentes laborales. Cierto es que muchos de estos accidentes podrían evitarse, si no todos, y que son lamentables. Pero no son comparables. En la violencia emocional te maltrata quien se supone que te ama, bajo el lema de soy tu dueño o de “la maté porque era mía!”. También lo equipara al suicidio y los números le dicen que se suicidan más hombres que mujeres…pero que estos muertos no interesan políticamente. Yo entiendo el suicidio, lo siento. Lamento que alguien se sienta tan al límite como para tomar esa decisión. Pero entiendo que es libre para poner fin a una existencia que no le vale la pena. No se trata de durar si no de vivir y cada uno es dueño de su vida. Pero no de la vida de otros. O de otras.

 

No se si este individuo comparte su vida con una mujer. Si fuera conmigo, no volvía a entrar en casa después de escribir este tipo de frases absurdas. Y, desde luego, le veo muchas mañanas en un programa de televisión regido por una mujer que tampoco entiendo que no le haya puesto de “patitas en la calle”. Por mí ya tiene sus 5 minutos de gloria. Y muy a mi pesar.

 

María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner