www.portalparados.es beta

Nº Parados 08/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800

Nº Parados 08/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800
cursosbanner
Como cada lunes, la periodista María Díaz reflexiona en su columna "Los lunes al sol" sobre asuntos de actualidad. Hoy nos habla sobre el trabajo del autónomo y sus problemas para salir adelante. Un trabajo muy duro y expuesto y poco protegido desde las distintas administraciones.

El autónomo, ese ser

Como cada lunes, la periodista María Díaz reflexiona en su columna "Los lunes al sol" sobre asuntos de actualidad. Hoy nos habla sobre el trabajo del autónomo y sus problemas para salir adelante. Un trabajo muy duro y expuesto y poco protegido desde las distintas administraciones.  

Tengo un amigo autónomo, como yo, que se ve perseguido en las dos últimas semanas por una entidad de reclamación de cobros porque ha tenido la desgracia de tener su cuenta corriente en números rojos. No se crean que la cantidad es como para considerarle un delincuente, no llega a los 100 euros. Y, para más I.N.R.I. recibió la primera llamada a los dos días de cometer semejante bajeza.



Él, mi amigo, trabaja. A destajo. Lo de cobrar es otra cosa. Cada uno le paga cuando puede y hay pagos que llegan tarde o no llegan. Quizá no lleguen nunca pero mi amigo cree que debe seguir produciendo e intentado mantenerse en el “mercado”. Ha intentado explicarle esto a uno de las damas o caballeros que se han puesto en contacto con él vía telefónica para hacerle sonrojar y en un intento de humillar por nada. Lo más posible es que dentro de poco tenga en su buzón una carta que le conmine a pagar como han hecho toda la vida los grandes chantajistas. Nadie escucha a mi amigo. Nadie de los que le reclaman. Amenazar es más fácil.

Pero ya ven, a mi amigo no le minan la moral. La solución, tal y como están las cosas, sería abandonar el trabajo, que recuerden se genera él mismo con los problemas que eso le evita al estado, y convertirse en un lastre para la sociedad. No porque pase a engrosar esas listas del paro que tanto preocupan numéricamente al gobierno, que no pasará, si no porque dejará de contribuir con sus impuestos a una economía lo suficientemente pachucha como para que le haga un buen homenaje a sus autónomos. Pero eso a los bancos no les importa. Cuando tus cuentas están saneadas pasan de ti, pero como se te ocurra cometer el desliz de quedarte en deuda con ellos. Estás jodido. Y nadie te protege. Tu madrugas, trabajas, produces, admites los cobros cuando llegan y mientras vas bandeando las circunstancias de la vida…pero nadie te entiende, ni te ayuda, ni le da un valor a tu esfuerzo.

¿Se imaginan que todos los autónomos de este país nos ponemos un día de acuerdo y nos damos de baja como tales todos a la vez? Me gustaría ver la cara de Montoro y de De Guindos. Me gustaría ver cómo empiezan los informativos y qué publican los periódicos. Me gustaría escuchar todos los programas de radio y a todos los próceres de este país diciéndonos lo importantes que somos y acusándonos de no tener conciencia social. Ojalá eso fuera posible. Lo único que nos queda a los autónomos es dejarnos la piel día a día para que un miserable banco nos quiera humillar por un ocasional y pequeño agujero. A los que roban bien, a esos, les apoyan.

Ese es nuestro problema. Lo hacemos todo “de a poco”. Mereceríamos las mejores loas de gobiernos y bancos si nuestras deudas fueran magníficas, nuestros movimientos exorbitantes y nuestras cuentas en Suiza de vértigo. En ese caso, hasta nos perdonan si decidimos reconocer la falta. Pero te quedas con 19 euros de deuda en la cuenta y se gastan más en teléfonos y correos para reclamarte esa cantidad que en tolerarte la circunstancia que tu no controlas. La de cobrar aunque curres como un desgraciado.

El asunto es que si el autónomo se pone “farruco” y exige su pago pueden pasar una de estas dos cosas, si no las dos: que no cobre y que no le vuelvan a llamar de la empresa contratante para darle otro trabajo. El banco si puede reclamar. El empresario, también. El autónomo, que está en medio, no. ¿Por qué seguimos siendo autónomos? ¿Por qué no mandamos todo a la mierda y le exigimos al estado que nos dé un trabajo? ¿Por qué nadie nos cuida cuando somos un tesoro? ¿Por qué nos hacen inspecciones de hacienda a nosotros, pobres autónomos, y no a los que les engañan a todas luces?. Pero somos honestos y conscientes y elegimos seguir en el intento por aquello de que un país y su salud la hacemos entre todos. Especialmente nosotros, despreciados y solos.

María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner