www.portalparados.es beta

Nº Parados 04/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800

Nº Parados 04/12/2016

SEPE
3789823
EPA
4320800
cursosbanner
Esta semana la columna de la periodista María Díaz analiza una de las prácticas habituales de estos tiempos próximos a la Navidad. La financiación de muchos viajes de fin de curso a través de esas papeletas que nos ofrecen los padres de esos niños que necesitan aliviar los gastos de esa aventura a través de este procedimiento. Al fin y al cabo, es la versión original de lo que ahora conocemos como "crowdfunding".

Crowdfunding navideño

Esta semana la columna de la periodista María Díaz analiza una de las prácticas habituales de estos tiempos próximos a la Navidad. La financiación de muchos viajes de fin de curso a través de esas papeletas que nos ofrecen los padres de esos niños que necesitan aliviar los gastos de esa aventura a través de este procedimiento. Al fin y al cabo, es la versión original de lo que ahora conocemos como "crowdfunding".  

Se define como una cooperación colectiva y hay quien lo tiene por un proceso moderno de obtención de dinero. Pero yo no lo creo. Y más a estas alturas del año. ¿Qué son, si no, las participaciones de lotería del colegio o el equipo deportivo con las que te asaltan llegadas estas fechas? Las editan para sufragarse un viaje de estudios o vaya usted a saber qué y en el fondo, es la manera complicada de asaltar a la familia bajo el lema de “te puedes forrar gracias a mí”. Preferiría que fueran de frente en vez de con este crowdfunding tuneado que me saca los cuartos sin que siquiera me den las gracias.



 

Lo pero no es cuando cuentan contigo para que acoquines las dichosas papeletas (dos por lo menos, si sólo coges una eres un desaprensivo familiar que no aportas nada a la estabilidad domiciliaria) si no cuando , además, pretenden que colabores en su venta. Vamos, que asaltes a tus amigos, parroquianos o cualquier ser inocente que cuadre contigo en un bar o parada de autobús, por aquello de que tu orgullo no te permite volver a casa con las papeletas con las que saliste. Porque en estas fechas tan entrañables, los sobrinos te quieren en proporción al número de papeletas de lotería que les quitas de encima. [Ver Másteres Universitarios]

 

Ahora el CNMC (Comisión Nacional del Mercado y de la Competencia) está pensando en anular la publicidad de la lotería porque estos spots “hacen referencia a valores como “la libertad” o “las ilusiones” y no son admisibles” . Me vale como argumento ante mis sobrinos. O quizá, no. Porque si lo he hecho por unos, porqué no lo hacerlo por otros. Y prefiero dedicarme a la venta que “invertir” el dinero que no tengo en quedarme con las papeletas. Aunque alguna te tienes que quedar…que luego toca y haber cómo explicas en la familia que te desprendiste de todas y cada una de las participaciones que con tanto amor te trajeron pensando que tu fondo de pensiones era perfecto para sufragar su viaje.

A mí me gustaría que en los colegios e institutos no se tomara una decisión sobre comprar y emitir números de lotería sin la aquiescencia de todos los familiares implicados en el asunto. Porque me considero una víctima. Pero una víctima muda, que se juega su ego cada navidad ante unas participaciones de papel que ya te anuncian que juegas menos de lo que pagas. Para más I.N.R.I. si, por mor del azar, el número del que te has hecho involuntariamente socio va y toca…los beneficios ni los hueles. Otro arranque de generosidad que espera la familia de tí es que dones ese dinero al famoso viaje al que iban destinados los beneficios marcados originalmente. Vamos, esto del crowdfunding no sólo es un invento viejo, es una manera de que hagas un regalo sin que lo parezca. Vaya, sin que el afortunado al que has ayudado considere que te debe nada. ¡Vaya invento!

 

La cosa es que ahora hay mucho cine, teatro y literatura que está saliendo adelante gracias a este sistema. Un regalo como detalle según lo que aportes y considérate un tipo importante porque te acabas de convertir en empresario. En la ruina, pero empresario. Y ahora que eso de las clases medias huele a fosfatina lo de ser empresario mola que no veas. Pobre pero con aspiraciones. Supongo que un estado absolutamente lícito pero un tanto falso. Pero, oye, no digas que llevas participaciones de un número de lotería como si fueras un pobre. Tu eres un empresario que ha invertido en el crowdfunding que participa en las mejoras culturales de un país. Y no me río el asunto, porque de verdad que alabo a cada uno de los seres generosos que me están permitiendo acceder a espectáculos, películas o libros poniendo lo poco que tienen o, quizá, ni tengan.

 

María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

 



Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner