www.portalparados.es beta

Nº Parados 24/07/2017

SEPE
3362811
EPA
4255000

Nº Parados 24/07/2017

SEPE
3362811
EPA
4255000
cursosbanner

Enfrentarse a una entrevista de trabajo es uno de los momentos claves en cualquier proceso de selección y en nuestra búsqueda de empleo. Por eso, siempre os recomendamos que la preparéis con minuciosidad, como lo haría por ejemplo un político ante una entrevista periodística. Ya os hemos hablado extensamente sobre los pasos a seguir antes y durate el proceso de entrevista. Sin embargo, hemos recogido una curiosa información de De10.mx en el que nos sugieren alguno de los aspectos con los que hemos de tener más cuidado.  

Por supuesto que lo más importante es mostrarse lo más natural posible para que conozcan mejor cómo somos y si nos ajustamos al perfil profesional que andan buscando. Sin embargo, desde esta web nos alertan de estos errores que se suelen cometer:



1.- Mostrarte sin preparación alguna. Generalmente, cuando te llaman para una entrevista de trabajo lo hacen con algunos días de anticipación. Esos días son el momento ideal para que aprendas todo lo referente al puesto que estás solicitando, a la empresa e incluso sobre la persona que te hará la entrevista. Así podrás ganar puntos por sobre otros candidatos. Mostrarte sin ningún tipo de preparación es como decirle al reclutador que no te interesa el puesto.

2.- Hablar de más. Para saber si eres la persona adecuada para el puesto, te harán varias preguntas referentes a tu experiencia laboral, pero también respecto a tu vida personal. Uno de los grandes errores es “hablar de más” y contar casi tu vida entera. Debes tomar en cuenta que unas cosas son perfectas para comentarse en una fiesta, pero no cuando estás pidiendo trabajo. Aprende a ser discreto.

3.- Quedarse callado. Está bien que seas discreto en cuanto a información muy personal, pero lo que estás haciendo en esa entrevista es venderte, y si no tienes nada que decir seguramente no pensaran en ti como candidato. Así que hay que dejar atrás la timidez y empezar a hablar bien sobre ti mismo. 


4.- Mentir. Bien dicen que todo cae por su propio peso, así que piensa las cosas bien antes de decir alguna mentira. Es común que la gente suela exagerar su hoja de vida, pero las empresas suelen investigar los antecedentes de la persona que les interesa contratar, así que es preferible que obtengas un empleo por quien eres que por lo que inventaste. Ya que, al final, seguramente, se darán cuenta de la realidad.

5.- Autoexluirse del puesto. Cuando se trata de encontrar empleo hay que tener las opciones abiertas, hay que tratar de adaptarse al puesto que estamos solicitando, porque si damos a entender que estamos sobrecualificados, si criticamos o si sugerimos ideas de cambio desde el principio, seguramente se tomará como una muestra de arrogancia y pretensión que nos sacará inmediatamente del lugar.

6.- Mostrarse con una apariencia descuidada. Dicen que la primera impresión es la que cuenta, y eso aplica de manera severa en las empresas. Cuando están buscando reclutar personal, son de igual forma fijados en la experiencia como en la apariencia del candidato. La empresa siempre quiera al mejor representante que pueda encontrar, por lo que una buena presentación es imprescindible.

7.- Llegar tarde. Como parte de la primera impresión, los reclutadores no se podrán quitar de la mente que el día de la entrevista llegaste tarde, y lo verán como un foco rojo de que así será tu comportamiento si te quedas en la empresa, y no hablamos solamente de llegar tarde al lugar de trabajo sino también de ser impuntual en la entrega de trabajo. “Es como cavar tu tumba”.

8.- Estar nervioso. Confianza y seguridad es lo que la compañía a la que quieres integrarte está buscando. No demuestres que estás nervioso con “pequeñas” cosas como morderte las uñas, hacer sonar los dedos o cualquier otra cosa que se te ocurra. Recuerda que nada pasa desapercibido.

9.- Exagerar la confianza. Está bien que te sientas seguro y creas que eres ideal para el puesto, pero no lo demuestres de manera exagerada, y no le hables al entrevistador por su nombre propio a menos que te lo pida. También toma en cuenta a todas las personas del lugar, ellas podrían influir en la decisión de si te quedas o no.

10.- No pensar a futuro. Así como el currículum (que no dice todo de ti), la entrevista es sólo una parte del proceso que te llevará a tu trabajo deseado. Recuerda que tras de ella debes tomar en cuenta si los valores, la filosofía, la cultura y demás aspectos de la empresa son compatibles con los tuyos y te dejarán crecer dentro de la misma. Si no coinciden, probablemente es mejor que sigas buscando.

 

 



Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner